« Índice de términos sobre marketing

¿Qué es la tasa o porcentaje de rebote?

Imagina que tu tasa de rebote es de un 50%, ¿qué significa? ¿Lo estás haciendo bien o mal?

¡No te preocupes! Nosotros te explicamos, qué es la tasa de rebota, cuáles son sus valores medios y tips para reducir esta tasa, ¡no te lo pierdas!

¿Qué es la tasa de rebote?

La tasa de rebote de una página web es un indicador clave del rendimiento de la misma. ¿Por qué? Te indica el porcentaje de usuarios que han entrado en tu web y la han abandonado sin hacer ninguna acción. Es decir, si tu entras a una página web y rebotas, indica que no has hecho nada en esa página.

No caigas en el típico error y ten en cuenta que no siempre es malo.

Por ejemplo si tú tienes una tasa de rebote bastante elevada en un contenido que has hecho superlargo sobre una temática en concreto. Puede ser que los usuarios que accedan estén 5 minutos en ella leyendo el contenido y luego se vayan sin realizar ninguna acción.

Tu objetivo es que te dejen un contacto, rellenen un formulario o realicen alguna de las acciones clave pero si el tiempo de permanencia en la página es elevado indica que el contenido estaba bien.

¿Cómo se calcula la tasa de rebote?

Tasa de rebote= (total de visitas de una sola landing page/total visitantes de la página web) x100

Es muy sencilla calcularla y además hay diferentes parámetros entre los que te puedes mover para saber si la tasa de rebote es buena o mala:

– Si es superior al 50% es bastante elevado.

– Un valor óptimo en esta tasa es cuando más baja mejor pero no olvides tener en cuenta otros indicadores como por ejemplo, el tiempo de permanencia en la página.

Razones que afectan a la tasa de rebote

Optimización de carga de tu página web. Imagina que eres un usuario y haces clic en un anuncio de unos pantalones que te interesa comprar. Cuando haces clic y accedes a esa página web tarda muchísimo en cargarse. ¿Qué haces? Abandonas la página porque el tiempo de carga era muy lento.

Diseño. Es muy importante disponer de una página web que sea atractiva, en la que los usuarios se sientan cómodos y sobretodo que sea responsive.

– La relevancia y la utilidad. Si tienes un titular que llama muchísimo la atención, lo compartes en redes sociales, tienes un montón de clics pero cuando llegan a tu página web el contenido no es lo que esperaban, dejarán de estar interesados.

Clics involuntarios. Es muy fácil que estés navegando por una página web, aparezca un banner y hagas clics sin querer y sales corriendo de esa página.

Cómo solucionar la tasa de rebote

Diseño responsive.

– Optimización de la página web.

– Contenido de valor.

– Estrategia bien integrada y diseñada.