Presencia en 50 países, 3 centros de producción ubicados en Gandía, Villalonga y Xátiva, más otro en Argelia y 2.400 empleados, es el grupo Vicky Foods. Quizás la conozcas por sus marcas: Dulcesol, Be Plus y Hermanos Juan. La empresa valenciana que nació del horno de pan familiar en Villalonga (Valencia), hoy cuenta con todo un imperio del mundo de la panadería y la bollería, pues producen y venden más de 300 productos diferentes. Para el grupo, la tradición y la innovación son dos conceptos que van de la mano, así nos lo cuenta Rafael Juan, CEO de Vicky Foods.

Vicky Foods

¡Continúa leyendo y descubre las claves del modelo de negocio de una empresa familiar con más de 65 años de historia que sigue creciendo a pasos agigantados!

Vicky Foods, una empresa familiar con más de 65 años de historia:

Tal vez la reconozcas por sus famosas Glorias: sus reconocidas magdalenas o quizás, por su anterior nombre empresarial, Dulcesol. Vicky Foods es el actual nombre bajo el cual la empresa familiar con más de 65 años de historia acoge a Dulcesol, Be Plus y Hermanos Juan. Tres grandes marcas reunidas bajo una nueva cabecera empresarial que, tal y como cuenta Rafael Juan, CEO de Vicky Foods, “busca rendir homenaje a la figura de Victoria Fernández, mi madre, quien junto a mi padre, impulsó el crecimiento de la compañía”. Pues la empresa nació en 1952 en Villalonga como un negocio familiar y local que se dedicaba exclusivamente a hornear pan.

¿Cómo han conseguido pasar de ser una empresa familiar a esta inmensa corporación? Crecimiento empresarial, innovación y tradición, son los tres pilares bajo los cuales se mueve el grupo, que actualmente ya goza de su tercera generación al frente de ella. “Vicky Foods es una compañía 100% familiar en la que no hay accionistas ajenos a la familia. La compañía la fundaron mis padres en 1952, tanto mis hermanos como yo nos incorporamos a la empresa en los años 80 y ahora la tercera generación ya está en la empresa”, expone.

¿Cómo abordáis el relevo generacional?

Mi aspiración es no estar al frente de la compañía muchos más años así que el reto que tenemos por delante es lograr que el traspaso generacional de la segunda a la tercera generación sea tan tranquilo como lo fue el tránsito entre la primera y la segunda. La clave estará en lograr el consenso de la familia a la hora de encontrar la persona más adecuada, que puede ser o no de la familia.

Una empresa que crece de manera rotunda y busca mantenerse fiel a sus orígenes: “En la actualidad somos tres hermanos los que estamos al frente de la empresa y hemos tratado de mantener los valores y la cultura dejada por nuestra madre: familiaridad, sencillez y agilidad, y al mismo tiempo, intentamos tener una organización profesionalizada en la que cada puesto lo ocupe la persona que esté más preparada para ello”, dice Juan.

¿Es  posible mantener la esencia y los principios con los que se creó?, ¿cómo lo lleváis a cabo?

Nosotros trabajamos constantemente para que sea así. De hecho, la compañía lleva el nombre de mi madre Vicky como homenaje y tributo a nuestros orígenes. Porque como ella siempre afirmaba: seguimos siendo una familia, alimentando a nuevas familias.

La innovación forma parte del ADN de Vicky Foods:

Vicky Foods

Desde los años 90, el grupo ha integrado la digitalización en las líneas de producción, sobre todo con controles de calidad, tal y como puntualiza Juan: “con la implantación de la ISO 9000”, o más tarde con la implantación de robótica, conectado así todos los equipos productivos a sus servidores. La digitalización y la transformación digital es un factor clave indispensable en este siglo y desde Vicky Foods trabajan a fondo para alcanzarla en todos los niveles: “estamos inmersos en marketing digital, tratando de involucrar tanto a nuestros clientes como a los consumidores. También, hemos invertido mucho desde hace años en todo lo que tiene que ver con Industria 4.0 e internet de las cosas (IoT), conectando equipos y líneas de producción”, sostiene.

Toda esta labor de desarrollo la trabajan en la misma línea con sus productos, buscando alcanzar una nutrición saludable e innovadora: “Las nuevas generaciones son el futuro y desde Vicky Foods tenemos el deber de ser responsables favoreciendo una alimentación y estilo de vida saludable. Nuestro compromiso desde el primer día: obtener alimentos de calidad certificada, innovar de forma continua y adelantarnos a las necesidades del mercado. Por eso, trabajamos desde hace tres años en reducir sustancialmente los niveles de azúcar y grasas saturadas de nuestros productos”, manifiesta.

Para continuar con esta línea de trabajo, el pasado diciembre presentaron su Centro de Innovación, una iniciativa que nace para concentrar todo su esfuerzo innovador y abordar investigaciones en el ámbito de la salud y la innovación tecnológica, dos de los pilares de la compañía.

¿Qué compromisos de salud perseguís desde El Centro de Innovación?

Impulsamos cinco compromisos en materia de bienestar con la sociedad, los consumidores y empleados y lo realizamos a través de tres áreas estratégicas: el continuo perfeccionamiento del perfil nutricional de nuestros productos, el fomento de la investigación científica y la promoción de hábitos saludables entre nuestros consumidores y empleados. Además, trabajamos para el desarrollo de tecnología propia y personalizada orientada a la implementación y mejora de las principales líneas de producción de la compañía.

Y esta apuesta por la salud también tiene un hueco en las calles a través del Campus Dulcesol, una iniciativa orientada a promover los hábitos de vida saludable entre los más jóvenes a través de la práctica de deporte y una alimentación sana y que el pasado mes de agosto gozó de su segunda edición: “además, este campus tiene carácter solidario, pues el dinero recaudado de la última jornada fue donado de manera íntegra a AECC Valencia, la Asociación Española Contra el Cáncer de Valencia”, explica.

Nutrición y solidaridad también tienen se unen a otro elemento más por el que apuesta Vicky Foods: “el arte de la reutilización”, pues desde la compañía están fuertemente comprometidos con la cultura y en especial con la sostenibilidad, ya que Vicky Foods es reconocida por ser una empresa que invierte en envoltorios biodegradables y compostables, pero lo sorprendente es la segunda vida que obtiene su maquinaria obsoleta:

Hablar de la reutilización no es frecuente en el mundo del arte. Sin embargo, hay ciertos artistas cuya obra se fundamenta en la estética del reciclaje. Es el caso de Josep Basset, con el cual estamos muy orgullosos de colaborar aportándole nuestras piezas de maquinaria obsoletas para que pueda recrear arte y darle una nueva vida a esos materiales. Gracias a artistas como Basset nuestros desechos industriales tienen una segunda vida.

Vicky Foods, una empresa familiar que desde la tradición del horno ha sabido innovar y adaptarse a los tiempos, se ha convertido en todo un referente internacional del sector de la alimentación que a día de hoy busca seguir creciendo y posicionarse “como una de las compañías referentes dentro de las nuevas tendencias de gran consumo ligadas a alimentos más saludables, sostenibles e innovadores”. En definitiva, el cóctel de tradición, pasión e innovación, con el que la marca no quiere dejar de sorprendernos.

¡Descubre todo sobre el marketing digital!

Expansión y crecimiento internacional:

El mercado internacional es uno de los principales motores de crecimiento de la compañía. Con la actual presencia en más de 50 países, “las perspectivas para este año son seguir extendiendo nuestro alcance, potenciar los países donde ya tenemos presencia y crecer en mercados ligados a una nutrición saludable, innovadora y que cubra las nuevas necesidades de los consumidores” manifiesta Rafael.

¿Qué mercados serán los más punteros próximamente para el grupo?

A medio plazo, mercados como EEUU y China cada vez cobrarán mayor importancia.

Como marca internacional, han reforzado a lo largo del tiempo el área de comunicación para construir una estrategia sólida tanto dentro como fuera de España.

¿Qué relevancia y trabajo conlleva la publicidad de una marca internacional como la vuestra?

La importancia de la publicidad desde el punto de vista corporativo cobra relevancia sobre todo en las ferias internacionales, por eso, todos los aspectos que tiene que ver con estos eventos se han mejorado y reforzado de forma notable.

Disponer de una potente base estratégica facilita mucho el desarrollo de acciones coherentes y más consistentes de las marcas tanto a nivel corporativo como de consumo. Por supuesto, en mercados con diferencias socioculturales se impone una adaptación sobre el terreno de la mano de agencias locales pero siempre bajo la misma estrategia y la personalidad de cada marca.

El grupo familiar “siempre busca ir más allá” con el objetivo de anticiparse a las necesidades futuras de sus consumidores: “por ejemplo, hace años venimos apostando por las mejoras del perfil nutricional, reduciendo grasas saturadas, o disminuyendo la cantidad de azúcar entre otras iniciativas”, detalla Juan.

Junto a estas iniciativas, aumentan su crecimiento gracias a la diferenciación de sus productos y a la posibilidad de contar con una red de distribución propia cada vez más extensa que les permite ser “más eficientes y flexibles”, especifica Juan.

¿Cuáles son las claves que asientan vuestro éxito?

Tenemos tres pilares fundamentales sobre los que se asienta nuestra estrategia: la internacionalización, la innovación y la diversificación.

Diversificación, ¿cómo la abordáis en vuestra cartera de productos?

Vicky Foods ha pasado en los últimos años de operar sólo en las categorías de pan y pastelería con una misma marca a un sistema de más de 300 productos con diferentes marcas en nuevas categorías de alimentación. Lo que hemos hecho ha sido agrupar esta cartera de productos en tres marcas diferentes: Dulcesol, que engloba bollería, pastelería y pan; Be Plus, orientada a distintas líneas de productos sanos y saludables; y Hnos. Juan, la gama de bollería congelada para hostelería y el canal alimentación.

Tres marcas que cada día ganan más terrero en el panorama internacional.

Coordinar una empresa a nivel nacional e internacional con un equipo que supera las 2.000 personas es todo un reto y para Rafael se necesita mucho más que tener conocimiento sobre la gestión de empresas: “Tener capacidad de liderazgo precisa empatía, escucha, comunicación constante hacia adentro y hacia fuera y, sobre todo, mucha honestidad. Esto no siempre es fácil, en los principios de mi carrera profesional yo creía que mi formación universitaria iba a ser suficiente para afrontar con éxito cualquier reto pero pronto me di cuenta que en la empresa había un gran equipo que todavía me tenía que dar muy buenas lecciones”.

A raíz de los desafíos y retos de liderar un equipo de personas, para Rafael lo más complaciente es su modelo de organización empresarial basado en el liderazgo participativo: “Fomentamos la creación de equipos autogestionados, aprovechando al máximo el talento de las personas integrándolas en el proceso de innovación. Lo más gratificante para mí es sentir que formamos un equipo, que la cultura de nuestra organización se parece en realidad a una gran familia”, confiesa. Una gran familia que no deja de adaptarse a los tiempos a través de nuevas técnicas y tecnologías porque tal y como declaran desde la empresa: “la innovación forma parte de nuestro ADN”.

 

Haz crecer tu negocio: ¡anúnciate con ONiAd!

Prueba nuestra herramienta de publicidad y gana visibilidad para tu empresa. ¡Regístrate GRATIS y empieza tu campaña!