El crecimiento es un factor al que las empresas se enfrentan (al menos, si todo va bien) a lo largo de su desarrollo, ¡saber gestionarlo correctamente es lo que les llevará al éxito o al fracaso más rotundo! Entrevistamos a nuestros amigos de Bloquetech, una empresa top que en tan solo cinco años pasó de tener 3 miembros a formar un equipazo de 100 personas.

¿Quieres saber cómo lo consiguieron? ¡Alberto y Francho, socios fundadores de Bloquetech nos lo cuentan!

– Comencemos por el principio, ¿a qué se dedica vuestra empresa?

Alberto: Somos una ingeniería especializada en el desarrollo y diseño del producto en todas sus fases: desde la de diseño (desarrollo del concepto, primeros bocetos, gestión de prototipos, etc.), hasta la de ingeniería (optimización de procesos, calidades, fabricación, etc.).

También ayudamos a nuestros clientes a vender con animaciones, vídeos, manuales, presentaciones… Y todo ello rodeado de una capa e de tecnología: Apps de gestión de vídeos, sensorizaje de la línea de montaje para optimizar recursos…

– ¿Cómo nació Bloquetech?

Francho: En 2010, una época de crisis, comencé a trabajar como autónomo y por cuenta propia dando servicios a empresas. Alberto en cambio, trabajaba por cuenta ajena, pero también estaba involucrado en el proyecto. En 2012 nació Bloquetech, nos surgió la oportunidad de desarrollar trabajos para una multinacional y la aprovechamos. Hasta 2014 éramos 3 personas y desde entonces hemos multiplicado plantilla cada año de forma progresiva hasta llegar a 100.

– El crecimiento es un factor al que las empresas se enfrentan en algún momento. Algunas salen airosas y otras sufren la llamada “muerte por éxito”, ¿cuál fue vuestra clave?

Alberto: Mantener la filosofía del primer día e invertir en nuevos proyectos y retos sólo cuando tienes el dinero o cuando tienes ciertas garantías (no lanzarte sin cabeza a algo que no sabes hacia dónde va, ¡puedes acabar endeudándote!).

Francho: También a base de trabajo y sacrificio. No es fácil pasar de 3 a 100 en menos de 5 años.

– ¿Erais conscientes que ese crecimiento iba a ser de tal magnitud?

Francho: En 2014 sabíamos que se iba a producir un crecimiento, pero creíamos que iba a ser de menor magnitud, ¡el resultado ha superado nuestras expectativas! Lo hemos gestionado muy bien porque no hemos ido “a lo loco”, sino que hemos sabido reconocer nuestros límites y hemos recurrido a ayuda externa en el momento oportuno. Necesitábamos recibir orientación y por eso otras instituciones y directivos nos han enseñado a trabajar con los nuevos métodos de gestión de proyectos, a gestionar las finanzas y administración de la empresa de otra manera… Hemos podido alcanzar el éxito gracias a la ayuda de personas expertas y con más bagaje profesional.

Alberto: Con motivo de ese crecimiento se acaba de incorporar a nuestro equipo un tercer socio: Santiago Sánchez, una persona con una gran experiencia y una trayectoria de éxito. Nos va a aportar mayor crecimiento, estabilidad y solvencia a la empresa gracias a la visión que tiene del mercado.

– Ahora que estáis los tres, ¿qué retos y proyectos tenéis en mente?

Alberto: Sobre todo diversificar, conseguir el mayor número de clientes posible, repartir bien la cartera y profesionalizarnos internamente. Santiago viene de una experiencia con muchísimo éxito y nos sabe indicar en qué puntos debemos mejorar. Con él podremos reforzar los clientes que ya tenemos y fidelizarlos todavía más ofreciéndoles unos servicios mejores.

– ¿Qué lugar ocupa la internacionalización en vuestra empresa?

Francho: La internacionalización ha sido una fuente de crecimiento para nosotros y es algo que sabemos que en el futuro va a ser un punto de crecimiento importante para Bloquetech. Ahora ya contamos con un equipo de unas 30-35 personas trabajando íntegramente para Francia y estamos trabajando con clientes de Brasil y México.

– Cuando arrancasteis, ¿llevasteis a cabo algún tipo de acción publicitaria?

Francho: No, es uno de los puntos que hemos descuidado desde el principio. No obstante nos ha ido muy bien porque hemos trabajado pensando en los clientes y centrándonos en el día a día.

– Entonces, ¿cómo os dabais a conocer?

Alberto: Por el boca a boca, contactos, amistades, cursos, eventos  (del IAF, la Cámara de Comercio, AJE…).

 

– Habéis recibido el sello RSC 2019, ¿qué tipo de acciones de responsabilidad social lleváis a cabo?

Francho: Las acciones que llevamos a cabo están orientadas a nuestros trabajadores, ¡son lo más importante! Lo que queremos es que nuestro equipo sienta Bloquetech como algo suyo y venga con ganas a trabajar. 

Por eso, para mejorar la calidad en el trabajo de nuestros empleados, este año hemos incluido un buzón de sugerencias anónimo para que pudieran proponer lo que desearan y nosotros poner en marcha las viables, hemos mejorado los servicios de comedor, del descaso, de ocio, hemos flexibilizado muchísimo más los horarios, etc. ¡Siempre pensando en la conciliación laboral y en su bienestar! Nuestro objetivo es que se sientan orgullosos de formar parte de la familia Bloquetech, porque ellos nos dan todo su esfuerzo y nosotros queremos devolvérselo en la mejor medida posible.

Alberto: Además, la ubicación de la oficina ha sido un factor clave. Antes de venir aquí nos planteamos la opción de establecernos en las afueras de Zaragoza o en algún polígono; salía más barato. Pero con las encuestas que realizábamos a nuestros trabajadores, el 90% consideraba imprescindible que la oficina estuviera situada en la línea del tranvía y que al salir tuvieran “vida”: “sales en la hora del descanso y puedes  visitar el Fnac, el Corte Inglés o quedar con un amigo”. 

– ¿Qué es lo que más valoran los trabajadores?

Francho: Lo que más valoran es el buen ambiente tanto dentro como fuera, las actividades que refuerzan al equipo y la ubicación. El valor de Bloquetech son las personas y consideramos la cultura corporativa como un elemento vital de una compañía.

Alberto: Correcto, y la clave está en la buena gestión de los equipos. Al final, tecnología puedes tener la que quieras, pero lo más importante es hacer un buen equipo y motivarle. Por ejemplo, a la gente joven lo que más le motiva es el salario emocional y a nuestros trabajadores con más edad les motiva que, aunque la empresa tenga 6 años, sea solvente y estable. Ellos saben que aquí tienen la garantía de que está funcionando y eso les da tranquilidad: sabemos hacia dónde nos dirigimos, no hemos tenido ninguna deuda con ellos y nunca nos hemos retrasado con una nómina.

– Y al hilo de vuestras oficinas sale un nombre propio: Barbara Crawford Johnson, figura oculta en la historia y nombre de una de vuestras salas. ¿Qué relación existe?

Francho: Al principio, las salas de reuniones no tenían nombre, por lo que seleccionamos una serie de figuras históricas relacionadas con la ingeniería y el diseño para nombrarlas en su honor. No queríamos que fueran las típicas (ejemplo: Sala Einstein), sino que buscamos figuras que no fueran tan reconocidas por su condición sexual, minusvalía, etc. ¡Considerábamos que sus circunstancias no les quitaban ningún tipo de brillantez o mérito! Con los perfiles elegidos realizamos una votación y una de las figuras elegidas fue Barbara Crawford Johnson, ¡una mujer ingeniera con grandes méritos!

– Vuestro equipo está formado por profesionales jóvenes de distintos campos, ¿creéis que las empresas de Zaragoza están aprovechando bien el talento que tenemos en Aragón?

Francho: La fuga del talento es algo que ha existido siempre y es inherente a la vida de las empresas: la gente tiene ambiciones, necesita nuevos retos o motivaciones… Y al final lo que las empresas tenemos que hacer es luchar y minimizar al máximo esa situación. Nosotros intentamos que la gente se sienta valorada, aunque a pesar de ello la gente se sigue marchando por distintas circunstancias. Uno de los puntos fuertes que tenemos es la rapidez con la que sabemos captar ese talento y el saber formar a los líderes o responsables del futuro.

– Talento joven y tecnología están muy unidos, ¿estáis de acuerdo?

Francho: La tecnología atrae al público joven, eso es un hecho. Las generaciones que se incorporan al mercado laboral en estos momentos han nacido y vivido en un entorno tecnológico, es parte de ellos y se sienten cómodos con ella .

Alberto: Aunque esto también tiene sus pros y contras. Uno de los problemas es que no te puedes relajar nunca porque de un año para otro cambia todo. Ser “experto en” solo te funciona unos meses, porque al cabo de un tiempo las especialidades que se requieran serán otras.

– ¿Últimas tendencias tecnológicas de vuestro sector?

Francho: Actualmente, la tecnología está relacionada con todo y nos demandan que los productos dispongan de una “capa tecnológica”, como decimos nosotros: desde sensorizar una mesa para saber cuántas  personas se acercan a verla en una tienda,  hasta que los montadores que se lleven los videos que has realizado y lo puedan gestionar desde su Tablet.

Hay una especie de fiebre hacia la información y el sector tecnológico tiene que saber utilizarlo a su favor.

– ¿Cómo os visualizáis dentro de 5 años?

Alberto: Manteniendo nuestro nivel de crecimiento de los últimos años, por lo menos este es nuestro deseo.

Francho: Nuestro plan de negocio a futuro es seguir creciendo, llegar a cuotas mayores y ser una empresa puntera en nuestro sector.

– ¿Cuál ha sido vuestro mayor caso de éxito?

Francho: De lo que más orgulloso me siento es de nuestro trabajo. Empezamos soñando que tendríamos una empresa de ingeniería y ahora tenemos 100 personas contratadas y un futuro muy ambicioso por delante. Hemos pasado por momentos buenos, malos, y aquí estamos. Y además, podemos adelantaros que este año tenemos un proyecto muy potente que será un punto de inflexión para Bloquetech. ¡Estad atentos a nuestras redes!

Haz crecer tu negocio: ¡anúnciate con ONiAd!

Prueba nuestra herramienta de publicidad y gana visibilidad para tu empresa. ¡Regístrate GRATIS y empieza tu campaña!