¿Por qué es necesario saber gestionar las interrupciones? Una interrupción es aquello que te impide continuar o finalizar una tarea. Aprender a gestionarlas de manera eficaz te ayudará a mejorar tu productividad laboral y hará a tu equipo más autónomo y organizado.

Claves para gestionar las interrupciones:

1.  Evítalas

El primer paso es… ¡reconocerlo! Una vez que eres consciente de que puedes ser interrumpido mientras realizas una tarea importante, debes poner las medidas adecuadas. Pide que no te interrumpan, pon un horario para peticiones, comentarios y sugerencias de tu equipo, ve a un lugar aislado…

2.  Marca un horario

Cuando trabajas en equipo es habitual tener interrupciones. Para poder ser productivo y realizar las tareas programadas para tu jornada es recomendable marcar a tu equipo una franja del día en la que te reporten dudas y cuestiones. Acostumbra a tus colaboradores a no interrumpirte de manera espontánea a menos que el tema sea de urgencia mayor.

 

¡Recuerda que te contamos cómo organizar tu jornada en este post!

Marca un horario

3.  Recopílalas de manera rápida

Si te trasladan cuestiones de forma oral, por llamada o por mail es importante que tengas a mano un lugar en el que puedas anotar todas las interrupciones en el momento (un cuaderno, post-its…). ¡Así no te olvidarás de ninguna y podrás retomarlas en el tiempo que dediques a gestionar todos estos microtemas!

4.  Máximo 2 minutos de duración

Si aun así, alguien te interrumpe fuera de tu horario establecido para ello, debes ir al grano. Guía la conversación para que se alargue lo menos posible.

Dales dos minutos para que te trasladen la información de manera precisa, valora si es urgente o no y actúa en función de ello.

Interrupciones trabajo

5.  Limita las llamadas y correos electrónicos

Son uno de los mayores expertos en interrupciones. Programa tus chequeos al mail y al teléfono y guarda unos momentos de la jornada exclusivamente a gestionar correos y llamadas.

6.  Programa los descansos

Es importante hacer paréntesis para reconectar con las tareas. Aunque no siempre es posible, debes intentar programar en qué momento parar unos minutos.

No hay una fórmula de éxito, la capacidad de gestionar las interrupciones con soltura reside en la creación de nuevos hábitos de trabajo para ti y para tu equipo. ¡Anota las claves, comunícalas en tu lugar de trabajo y haz que tu equipo y tú alcancéis mejores procesos y resultados!

Haz crecer tu negocio: ¡anúnciate con ONiAd!

Prueba nuestra herramienta de publicidad y gana visibilidad para tu empresa. ¡Regístrate GRATIS y empieza tu campaña!